miércoles, 27 de noviembre de 2013

Reflexiones personales sobre La Mejor Calzada

Estos días se anuncia la nueva Mejor Calzada de España 2013; en esta ocasión el galardón ha recaído en María Teresa Campos, presentadora de TV5.

El premio a la "Mejor Calzada de España", se creó en el año 1999 con la idea de prestigiar el calzado fabricado en Elda a través de una mujer que, además de calzar bien, potenciase el calzado de bottier por su elegancia, estilo, personalidad (entre otras cualidades). La idea inicial de Luís García Berlanga, la llevé a la práctica realizando las bases y situando los aspectos más importantes a tener en cuenta para fallar esta distinción, nombramos un jurado de reconocido prestigio e iniciamos la andadura con el primer fallo en Ana Rosa Quintana, una mujer joven, que acababa de publicar su primer libro, llevaba un programa de televisión en Antena 3 y calzaba bien; después sería Anne Igartiburu, Concha Velasco, Carmen Cervera, Paz Vega...etc..

Desde hace unos años, bajo mi punto de vista, se han cometido varios errores que pudieran repercutir en este tipo de premios, su prestigio y su trayectoria.  El primer error fue conceder esta distinción a una mujer política en pleno ejercicio de su cargo y sin que se hubiese distinguido por otras causas, fue el caso de Esperanza Aguirre que, en lo personal no tengo nada que objetar ya que me parece una mujer muy válida y preparada, pero que esa puerta se abrió a la posible incorporación de nuevas mujeres políticas que, la presidenta o presidente de turno  del Patronato de la Fundación Museo del Calzado, pudiese sugerir y no hay motivos fundados para que en el futuro una líder de un determinado partido político, pueda ser proclamada "Mejor Calzada" simplemente por congraciarse con el personaje, por gratitud, o cercania ideologica. El segundo error se cometió, siempre bajo mi particular opinión,  al nombrar a una contertulia de uno de los llamados "programas basura", en una televisión nacional; eso en nada puede beneficiar a nuestro calzado y sin embargo sigue creando un triste precedente que podria llegar a suponer un lastre para posibles candidatas al premio que, ante semejantes antecedentes, desestimen la nominación. Más tarde, el premio recayó en la Duquesa de Alba que, aunque fue un alarde de difusión en medios nacionales, no es precisamente la persona adecuada para abanderar un calzado tipo bottier de tacón alto....la conclusión es obvia. Este año la candidata, Sra. Campos, sigue sin ser una adecuada representación del zapato de lujo hecho en nuestra ciudad; se trata también de una anciana honorable que no es la idea que puede sugerir de una mujer  sobre unos zapatos de aguja, aunque los calce y sean sus preferidos.

La idea fundacional se ha deteriorado y si se me permite la expresión, se ha vulgarizado. La mejor calzada debe ser una mujer que sepa calzar con elegancia esos zapatos que se hacen en Elda, que no son otros que zapatos de tacón, la mayoría de tacón de aguja. La mujer mejor calzada debe ser la imagen de un calzado de estilo para mujeres con estilo, si es ese el zapato que se pretende seguir produciendo y, sin ánimo de menospreciar a las personas que han sido premiadas últimamente, no son en absoluto los ídolos en los que un fabricante de zapatos de Elda pondría sus zapatos para promocionarlos en un mercado de gente joven, atrevida, elegante y de calidad.

Como fundador del Museo del Calzado y como creador de las bases de este premio, protesto por la forma en que se está realizando, mi protesta queda aquí, en mi blog personal, podría haber utilizado otros canales públicos pero ante todo no pretendo hacer ningún daño a la industria del calzado de Elda, cosa que podría ocurrir ante una polémica en medios de comunicación, lo que ahora deseo es que todo esto no sea irreversible y se imponga la sensatez en otros eventos futuros.